La endodoncia es la solución a tu dolor de muelas

tratamiento de endodoncia

Descubre nuestro tratamiento de endodoncia

La endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, consiste en la remonición o eliminación de una caries que se encuentra afectando al nervio. Esto es a lo que denominamos coloquialmente como “matar el nervio”.

Nuestra prioridad es intentar mantener la dentición natural y ser lo más conservadores posible.

¿Cómo lo hacemos?

Para la realización de esta cura, anestesiamos la zona a tratar y seguidamente procedemos a realizar un agujero en la corona del diente para poder acceder al nervio infectado y extraelo. Posteriormente, realizaramos una limpieza de ese conducto, la obturación, su sellado y el del diente. Al finalizar la endodoncia, el diente quedará totalmente insensibilizado y aislado.

¿Qué tipo de higiene y cuidados debes seguir después?

Para asegurarnos de que cumple con su cometido, será necesario realizar un seguimiento posterior para verificar su eficiencia y su correcto desarrollo. Respecto a los cuidados de uno o varios dientes endodonciados, se requieren la misma higiene y prevención que en los demás ya que en cuanto a su función como en su duración será exactamente igual.

En nuestra clínica disponemos de los métodos más sofisticados para llevar a término la endodoncia. El proceso se ha mecanizado, consiguiendo una exactitud muy alta y precisa. Utilizamos sistemas de medición de los conductos radiculares para garantizar un sellado correcto de los mismos y minimizar las molestias postratamiento. Éstas suelen durar varios días, pero disminuyen con el tiempo y la medicación apropiada.

Es aconsejado y prácticamente imprescindible colocar una corona o prótesis que proteja el diente tratado.